Daniel Peredo, un año después de su ascenso a la inmortalida

Daniel Peredo, un año después de su ascenso a la inmortalida
Like
210
0
Martes, 19 Febrero 2019
CLUB DE SALSA

Su inconfundible voz, el temple de acero y su prodigiosa memoria era algunas de las virtudes que poseía y lo hicieron tan especial, ese talento innato hizo que ingresara a los hogares de millones de peruanos, quienes al ritmo de sus narraciones permitieron que se convirtiera en un familiar más, aquél que era capaz de apelar a un minucioso recuerdo, a la nostalgia que era traducida en un apasionante relato, porque escucharlo era tenerlo frente a frente.

Daniel Kirino Peredo Menchola, escritor, reportero, comentarista, y por consenso nacional, voz oficial de la selección peruana de fútbol, definió un capítulo en la vida de una generación de hinchas, quienes pasaron del sufrimiento de cada derrota, a la vívida emoción de una clasificación que tiene como soundtrack la voz del ‘cabezón’, el cual en un país tan conflictivo y caracterizado por alelados opinólogos, hizo de la prudencia y la sensatez su sello oficial.

Imprevisiblemente una mañana de aquél fatídico lunes 19 de febrero, tras un típico encuentro deportivo entre compañeros de trabajo, un paro cardíaco parecía arrebatarle su sueño más anhelado, narrar un partido de la selección en el mundial. Aún con vida y la esperanza de vivir, es llevado a una clínica para enfrentar su encuentro más duro, lamentablemente, ese sería su último aliento: Daniel, partía a la inmortalidad teniendo solo 48 años de edad.

Su huella fue grande, a la cabina del Estadio Nacional pasó a tener su nombre, diversos murales en diversos puntos del país se trazaron con su rostro, muestras de cariño, afecto y tributo se rendían como homenaje.

Es imposible no recordar aquellas memorables frases que pasaron a la inmortalidad con su característica pasión, como aquél gol por las Eliminatorias Brasil 2014, en el que Jefferson Farfán anotaba a Chile en el que resonó “Ahí, Jefferson. En el área, Jefferson, te tenía fe, Jefferson. O tras la victoria frente a un complicado cuadro ecuatoriano, dejando para el recuerdo la frase “Era hoy, Ramon, siempre hay una primera vez. ¡Gloria a Perú en las alturas!”. También el breve relato frente al gol a Colombia que definiría la clasificación al repechaje con un “La tocó, la tocó, la tocó.

Frases que marcarían un legado no solo deportivo, sino en la historia de un país resignado que volvió a tener alegrías, hasta siempre ‘Cabezón’

 

Radio La Kalle