La historia detrás de las portadas de la Fania All-Stars

La historia detrás de las portadas de la Fania All-Stars
Like
72
0
Viernes, 15 Febrero 2019
CLUB DE SALSA

La hegemonía de Willie Colón y Héctor Lavoe en el circuito de bandas juveniles en Nueva York a mediados de la década de 1960 se consolidó a fines de 1969 con el lanzamiento del LP “Cosa Nuestra”.

La fotografía de la portada, original de Henri Wolfe, recrea una típica escena del crimen de la mafia y el inframundo: un asesinato que no dejaría huellas ni huellas dactilares porque el cuerpo de la víctima se eliminaría en el río Hudson con una enorme roca atada a Sus pies.

Como la portada del álbum diseñada por Izzy Sanabria es intimidante, también lo es el arreglo de “Che Che Colé”, una canción inspirada en un juego infantil africano que inmediatamente llamó la atención del mundo hispanohablante por su fusión pegajosa e irresistible de ritmos como Como la bomba y la oriza con vestigios del africano 6/8.

“Che Che Colé”, la canción más popular del dúo Colón-Lavoe, les abrió las puertas de Panamá, Francia, Colombia, Venezuela y Perú. El valor de Willie y Héctor mejoró sustancialmente gracias al éxito de “Che Che Colé” y pronto los encontraríamos compitiendo por la “máxima facturación” en los clubes de Manhattan, el Bronx y Queens con la talla de La Perfecta de Eddie Palmieri, la Hermanos Lebrón, Frankie Dante y La Flamboyán y otras bandas de la época.

Aunque en los créditos del álbum original no figuran los nombres de los músicos, de acuerdo con la investigación que hicimos para el libro Cada cabeza es un mundo: Relatos e historias de Héctor Lavoe, a fines de 1969 la banda se integró a Eric. Matos (trombón), Little Louie Romero (timbales), Milton Cardona (congas), José Mangual Jr. (bongo y cencerro), Santi González (bajo) y el profesor Joe Torres, quien sustituye a Mark Dimond en el piano.

En “Cosa Nuestra”, la cuarta grabación del dúo después del lanzamiento, a principios de 1969, de Guisando (Doing A Job), la banda de Colón ahora establece su propio sonido y una tónica muy particular en la salsa narrativa, debido a su énfasis en las historias. Sobre la vida en la ciudad. Su fama a fines de 1969 descansaba en una sección de ritmo fiel a los polirritmos; en los revolucionarios trombones, ruidosos, dispersos e irritantes, de Colón y su compañero Eric Matos; en un repertorio popular y en las voces refinadas, de buen gusto y sentimentales de Héctor Lavoe, destinado a convertirse en El Cantante De Los Cantantes (Cantante de la cantante) unos años más tarde.

Con el final de la era del boogaloo y el shing-aling, Colón / Lavoe demostró que tenían la capacidad de adaptarse a las exigencias de la salsa que, al margen de la música tradicional cubana, se enriquecía con la bomba y otros ritmos caribeños. .

En “No Me Llores Más”, la salsa de Willie y Héctor se hizo eco del sentimiento de la persona que no quiere llorar cuando muere si en la vida no fue honrado y respetado por sus conocidos. En el bolero con montuno “Ausencia” cantan sobre el dolor del hombre que no puede aceptar la partida de su amada, cuya traición lo mantiene a punto de volverse loco. En “Te Conozco” están inspirados en el tipo de vecindario que la mayoría de las personas intenta evitar por temor a que les roben y en “Juana Peña” recrean la desgarradora experiencia de la mujer que, después de traicionar a muchos hombres, se enamora. y sufre porque su amor no es correspondido.

La secuencia de la pista continúa con “Sonero Mayor”, una apreciación del arte de la improvisación y el soneo. “Sangrigorda” une las imágenes urbanas que, desde el estribillo “Eh, Kiliki / saca el pañuelo / prende el tabaco / mira que voy pal suelo”, sugiere la escena de un santero de limpieza y la de un arrebato con cannabis mientras que en “Tú No Puedes Conmigo ”, Willie y Héctor una vez más retoman el tema de la envidia y la traición de un amigo, tan de moda en los albores de la salsa y presente en canciones como Hipocresía y Falsedad, No Hay Amigo, Maldades e Indestructible, entre otros.

Gracias a los éxitos “Che Che Colé”, “Juana Peña”, “Te Conozco” y el bolero “Ausencia”, con “Cosa Nuestra” Willie y Héctor lograron el LP más vendido en su entonces naciente carrera. Los latinos esperaban ansiosamente el próximo álbum. Y con “La Gran Fuga” (“The Big Break”), lanzado al año siguiente, continuaron su curso para conquistar el universo de la salsa.

Radio La Kalle