SALUD | A la diabetes dile no

SALUD | A la diabetes dile no
Like
26
0
Jueves, 13 Septiembre 2018
LA KALLE

En la actualidad, la diabetes es considerada la enferme­dad del siglo. Se caracteriza por una glucemia muy ele­vada, afecta a más de 422 millones de adultos en todo el mundo, cifra que año a año va en aumento. Ha crecido 4 veces más en relación al 1980 según la OMS (Organización Mundial de la Salud).

EXISTEN DOS TIPOS DE DIABETES:

LA DIABETES TIPO 1 O INSULINO DEPENDIENTES. Afecta princi­palmente a niños, adultos jóvenes, relacionada probablemente con factores genéticos o ambientales.

LA DIABETES TIPO 2: El 90% de los casos los en­contramos ahí, se manifiesta con más frecuencia en la edad adulta. Influye el so­brepeso, la obesidad y la falta de actividad física.

En el caso de las personas obesas, el riesgo de padecer diabetes es tres veces mayor, afirma la Dra. Pereyra Salgado del Servicio de Endocrinóloga de la Clínica La Luz.

Cuanto más elevado es el sobre­peso, más elevada es la cantidad de grasa y de glucemia; el páncreas secreta insulina para intentar re­ducir la elevada cantidad de gluce­mia producida, lo que conlleva a un estancamiento de este último. De este modo, la insulina ya no puede regular la glucemia. Entonces, se produce la hiperglucemia. Por tan­to, en el caso de las personas obe­sas, la diabetes es consecuencia del exceso de peso.

COMPLICACIONES CARDIOVASCULARES

El 80 % de las perso­nas diabéticas fallecen a causa de complicaciones cardiovasculares. Las personas que consumen mucha grasa, crean unos depósitos de esta en las arterias; a la larga, estos de­pósitos se endurecen, se calcifican y forman lo que se conoce como placas de ateromas. Estas placas pueden producir una lesión en la pared arterial y provocar la obs­trucción del vaso, que podría rom­perse, lo cual tendrá consecuencias nefastas para el paciente (infarto de miocardio, accidente cerebro­vascular).

La obesidad causante de la diabe­tes puede ser el origen de la oclu­sión de las arterias de las extremi­dades inferiores, provocando una pérdida de sensibilidad nerviosa y la imposibilidad de cicatrizar las heridas debido a la falta de oxige­nación. Por eso, algunos diabéticos corren el riesgo de tener amputa­ciones que podría evitarse median­te una mejor prevención y un cui­dado especial.

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

Es importante la combinación: alimentación sana + ejercicios. En algunos casos se acompaña con medicación que debe ser diagnos­ticada y controlada por un Endocri­nólogo.

 

PUEDES LEER TAMBIÉN:

Radio La Kalle