Se alista celebración por el próximo aniversario de la Sonora Matancera

Se alista celebración por el próximo aniversario de la Sonora Matancera
Like
57
0
Martes, 05 Febrero 2019
CLUB DE SALSA

A poco de cumplirse los 95 años del aclamado conjunto La Sonora Matancera, cuna de quienes fueran a  dejar huella en el mundo musical como Celia Cruz, Nelson Pinedo, Tony Álvarez, entre otros.

Y a pesar de haber transcurrido mucho, su música sigue vigente y muy viva a través del recuerdo y la música que resulta inacabable para el buen oído de sus seguidores, esta agrupación de origen cubano supo ganarse un nombre y llegar a cada rincón del mundo.

El origen de esta orquesta humilde es la ciudad de Matanzas el sábado 12 de enero de 1924, Cuando Celia Cruz se propuso ingresar a la Sonora Matancera, ya se escuchaban en la radio cubana, entre otras, las voces de Daniel Santos (El Inquieto Anacobero), Myrta Silva (La guarachera picante de Puerto Rico), Bienvenido Granda (El bigote que canta), Vicentico Valdés (La voz elástica), Celio González (El flaco de oro) y Roberto Torres (El caballo viejo de Cuba).

Pero su Época de Oro se inició de manera precisa a partir de la vinculación de la fenomenal Guarachera de Cuba a la orquesta. Fue entonces que empezaron a llegar vocalistas que imprimían calidad interpretativa y dieron renombre a la orquesta, como Leo Marini (El bolerista de América) y Carlos Argentino Torres, de Argentina; Alberto Beltrán (El negrito del batey), de República Dominicana; Nelson Pinedo (El almirante del ritmo), de Colombia; Bobby Capó (El ruiseñor de Borinquen); Carmen Delia Dipiní, de Puerto Rico, y Toña la Negra, la única cantante mexicana que pasó por la Sonora.

Celia se identificó con los diversos géneros de la música cubana e incluso con la ranchera, la poesía sentimental, moruna o negroide de Nicolás Guillén, Rafael Hernández, Pedro Flores, Catalino Tite Curet Alonso, Luis Kalaff, Ernesto Lecuona y tantos poetas populares, compositores y músicos que sería asunto de nunca terminar. La canción Burundanga, por ejemplo, se inscribe en la más clara tradición poética de su compatriota Nicolás Guillén, en tanto que es una fusión onomatopéyica de armoniosos sonidos sin intención narrativa. Desde 1962 la Sonora Matancera tuvo como sede permanente a la ciudad de Nueva York hasta su desintegración a finales del siglo XX, por sustracción de intérpretes y músicos que de manera gradual se fueron ausentando de este mundo, pero su música y sus canciones siguen vigentes en el corazón de sus innumerables fanáticos alrededor del mundo.

Radio La Kalle